¿Cómo ser más competitivo?

Negocios
28 agosto, 2014
Rogelio Solís Pineda
Columna

Lograr la competitividad en la organización, haciendo algunas prácticas para mejorar en temas críticos como administración, producción, comercialización, atención a clientes, recursos humanos, entre otros, complementa perfectamente la estrategia de una Empresa.

competitividad

Lo anterior implica descubrir áreas de oportunidad en un negocio para mejorar la calidad de los productos y servicios, así como para optimización de procesos y el control de los recursos.

En un entorno de negocios cambiante, donde la lucha ya no es por un mercado, sino por cada cliente potencial, apostarle a la competitividad puede hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso de una compañía.

Si bien este concepto es amplio, se puede resumir como la capacidad de las organizaciones para obtener y mantener ventajas clave para optimizar el desempeño de sus recursos, ya sea técnicos, materiales, financieros o intelectuales, principalmente por la diferenciación en lo que ofrecen.

La competitividad no se alcanza de la noche a la mañana: es el resultado de una estrategia y un esfuerzo continuo por parte de las diferentes áreas que integran una organización.

Existen acciones que se pueden poner en práctica, en las diferentes áreas de un negocio, para convertirlo en una organización altamente competitiva, una de ellas es apostar por la innovación.

La innovación es la capacidad de generar ideas creativas que agreguen valor a un proceso, producto o servicio. Su principal herramienta es la creatividad, la cual se define cómo la capacidad para generar ideas nuevas y originales.

Aunque la innovación generalmente se asocia a la rama de producción, se aplica en muchas áreas y procesos, como mercadotecnia, recursos humanos o servicios al cliente.

Para innovar en un negocio, se debe considerar lo siguiente:

  • Sensibilízate por la innovación.

  • Acepta nuevas ideas.

  • Plantéate retos permanentes en esta materia.

  • Ten disposición financiera para invertir en innovar.

  • Fomentar equipos de trabajo multidisciplinario y creativo.

Por otra parte, se debe apostar por una Imagen. Hacerlo significa construir una reputación y cuidar la proyección de la empresa frente a los consumidores, proveedores y competencia. Es una tarea constante que rinde buenos frutos, como identificación de la marca y fidelidad hacia la misma.

Invertir en la imagen, crear un concepto y permearlo a toda la organización, imprimir un sello en etiquetas, tarjetas, decoración y uniformes de empleados, si es el caso, así como hacer uso de música, color, texturas y aromas, permite a una marca tomar vida propia.

Mamut Comunicación Gráfica SA de CV es responsable de las opiniones expresadas en este sitio y de contenido de las mismas por lo que deslinda de responsabilidad a American Express Company (México), S.A. de C.V. de cualquier reclamación derivada de las mismas.